¿Necesitas ortodoncia? 5 signos que te ayudan a saberlo

¿Necesitas ortodoncia? 5 signos que te ayudan a saberlo

Sonrisa bonita después de ortodoncia

¿Necesitas ortodoncia? Una boca sana no significa únicamente no tener caries ni problemas en las encías. Los dientes mal alineados además de dar una imagen poco estética propician la aparición de caries, formación de sarro, placa dental y la inflamación de las encías.

Desmontando mitos sobre la ortodoncia

El uso de brackets o de cualquier otro sistema para alinear correctamente los dientes, tiene dos funciones principales: 1. sirve no solo para mejorar nuestra estética dental, sino también 2. para mejorar nuestra comodidad y funcionalidad oral.

Los dientes mal posicionados pueden originar problemas de desgaste de la superficie dental, alterando la forma del diente y causando problemas en la articulación temporo-mandibular. Por ello, además de incluir en nuestra rutina diaria hábitos saludables para el cuidado efectivo de dientes y encías, es necesario prestar atención a la posición de las piezas dentales. De este modo podremos disfrutar de una boca sana y bonita.

Hay que acabar con antiguas creencias de los aparatos dentales  como algo destinado a niños o adolescentes. Con las nuevas técnicas del mercado, no hay límite de edad para alinear dientes y corregir la mordida en los adultos.

 

¿Cómo saber si necesito llevar ortodoncia?

Aunque cada caso tiene sus particularidades, hay una serie de indicios que nos pueden indicar que va a ser necesario aplicar algún tipo de tratamiento de ortodoncia. A continuación te enumeramos y explicamos brevemente cinco de los más comunes y reveladores:

 

 1. Si tienes mal alineados o torcidos:

Esta circunstancia va a dificultar en gran medida el poder mantener una higiene dental adecuada. La propia colocación de los dientes va a impedir limpiar aquellas partes a las que no podemos acceder por permanecer ocultas. Esto va a provocar  la acumulación de restos de alimentos en esas zonas y que se origine caries e inflamación de las encías.

 

2. Si tienes los dientes separados, dientes ausentes o espacios muy grandes (diastemas):

La separación excesiva entre piezas dentales no es la natural y adecuada. En dichos espacios, las encías quedan descubiertas y al contacto directo con agentes externos como comida u objetos que nos introducimos en la boca. Las encías no está preparadas para recibir directamente estos impactos puesto que no es su función; en caso de recibirlos, se inflamarán y provocarán  la aparición de patologías.

 

3. Si no tienes una mordida correcta o dientes desgastados:

Una buena oclusión dental es fundamental para conservar una boca sana y funcional. Los dientes superiores deben descansar sobre sus antagonistas de manera correcta, para que la masticación de los alimentos sea adecuada. Si muerdes mal, a la larga irás originando desgaste en piezas dentales que están realizando una función que no les corresponde. Por ejemplo, un colmillo esta pensado para desgarrar y hacer de guía durante la masticación; si por una mala alineación masticas y trituras con ellos (función que corresponde a los molares) terminaras produciendo en ellos un desgaste prematuro y e incluso provocar su fractura o pérdida.

 

4. Si sufres de apiñamiento dental:

Hay personas que tienen los dientes tan juntos que unas piezas se montan encima de otras. Aparte del inconveniente estético, la funcionalidad de la boca también se ve comprometida. Los problemas para mantener una higiene dental adecuada con este problema se multiplican.

¿Cómo averiguar si sufro apiñamiento dental?

Puedes averiguar si tienes apiñamiento usando la seda dental: Si en algunas zonas te resulta difícil o casi imposible, probablemente lo padezcas.

Causas del apiñamiento dental:

Las causas del apiñamiento pueden ser varias. En ocasiones ocurre porque la cavidad bucal de algunas personas es demasiado pequeña para que los dientes se posicionen de manera correcta. Otras veces, la posición de las piezas dentales es adecuada, hasta que erupcionan las muelas del juicio que no cuentan con espacio suficiente y empujan a los demás dientes y provocan que unos se monten encima de otros.

 

5. Si manifiestas dolor en la articulación temporo-mandibular o falta de armonía entre los huesos maxilares:

Estas circunstancias pueden llegar a ser muy molestas por los continuos dolores que producen y los problemas que pueden acarrear para abrir o cerrar la boca. Si se tiene o la mandíbula o el maxilar superior con sobrecrecimiento, normalmente es una señal inequívoca de la necesidad de un tratamiento de ortodoncia.

 

Una buena alineación dental, ayuda a evitar  la acumulación de placa bacteriana y de sarro en las piezas dentales además de ayudar a prevenir la aparición de caries dental.

 

Además de estos 5 signos que te ayudan a saber si necesitas ortodoncia, otro aspecto bastante significativo puede ser el que la línea media  dental se encuentre desplazada. La línea media dental es la línea imaginaria donde se unen las “paletas” o incisivos superiores. Una línea media centrada debería coincidir con la línea media facial, que sería la resultante de dividir nuestra cara en dos mitades simétricas.

Si la desviación entre ambas es pequeña, es un dato que normalmente pasa desapercibido ya que apenas resulta perceptible. Cuando la diferencia entre ambas supera los 3 milímetros,  comienza a llamar la atención, por lo que es aconsejable su corrección. Normalmente se consigue gracias a la aplicación de algún tratamiento de ortodoncia.

Sonrisa bonita después de ortodonciaEn Centro Dental Salvador García. Implantes, Ortodoncia e Invisalign, en la primera visita te hacemos un diagnóstico integral del estado de tu boca. Se dan  las indicaciones precisas y se recomiendan los tratamientos necesarios para que puedas disfrutar de una boca sana y atractiva.

En el caso de que necesites ortodoncia:

  • Se te indicará cuál es el tratamiento que requieres.
  • Se te propondrá plan acorde a tu presupuesto, brindándote un servicio de calidad.
  • Te informaremos sobres amplias facilidades de pago y financiación.

 

 

Si después de leer este artículo piensas que es posible que necesites ortodoncia, no lo dudes y llámanos.

El ortodoncista te hará un estudio pormenorizado y particular de tu caso en concreto. Te informará sobre cómo se desarrolla el tratamiento, las fases, la duración y todo aquello que necesites saber.

Además, gracias a las revisiones periódicas, estará en todo momento pendiente de su evolución para conseguir un resultado exitoso en el menor tiempo posible.

Estaremos encantados de atenderte y de ofrecerte la mejor solución para que tu sonrisa luzca como nunca. ¡Pídenos cita hoy mismo!  No lo dudes más, tú puedes ser el siguiente en tener una boca 10. ¡Te esperamos!

Call Now Button