5 hábitos saludables para el cuidado efectivo de dientes y encías

5 hábitos saludables para el cuidado efectivo de dientes y encías

Hábitos saludables, salud bucodental

Primeros días de enero. El inicio de año es tradicionalmente una época en la que nos marcamos nuevas metas, buenos propósitos y deseos de adquirir hábitos saludables.

La salud, en su sentido más amplio, suele encabezar nuestra lista de cosas que queremos mejorar con propósitos como comer más sano o hacer más actividad física.

En el caso de la salud bucodental, es mucho lo que podemos poner de nuestra parte para mejorarla y conseguir disfrutar de una boca saludable y sin problemas.

Lucir una sonrisa sana y atractiva está al alcance de todos.  En años anteriores, el Consejo General de Dentistas ha dado a conocer una serie de sugerencias para conseguir y ayudar a mantener una buena salud oral.

A continuación, te resumimos dichas recomendaciones en cinco sencillos hábitos saludables que, de ser adoptados, facilitarán en gran medida conseguirla.

 

 

Los cinco consejos que adoptar como hábitos saludables son:

1. Mantén una correcta higiene dental diaria.

Probablemente uno de los hábitos saludables más importantes y el que necesita de mayor constancia. Se aconseja cepillar los dientes durante al menos dos minutos, media hora después de cada comida y completar dicha higiene con el uso de cepillo interdental y/o hilo dental para limpiarzonas que no podemos alcanzar solo con el cepillado.

El uso de algún tipo de irrigador bucal, como los que comercializa Dentaid bajo el nombre de Waterpik o la propuesta de la marca Lacer, combinado con el cepillado, puede ayudar a conseguir una limpieza más en profundidad gracias al chorro pulsátil de agua a presión aplicado entre la encía y el cuello del diente. Con la irrigación se consigue eliminar el 99,9% de la placa bacteriana (biofilm bucal), se reduce el sangrado e inflamación de las encías, además de proporcionar una agradable sensación de limpieza y frescor en toda la boca. Es especialmente aconsejable en caso de llevar algún tipo de prótesis dental (implante, puente, corona…) y en portadores de ortodoncia, pues son pacientes que necesitan una higiene más meticulosa para evitar episodios de enfermedad periodontal. Si quieres más información sobre estos productos, sus indicaciones y cómo utilizarlos, no dudes en consultarnos en el Centro Dental.

Especialmente importante es el cepillado que se realiza por la noche, ya que durante esas horas disminuye el PH de la boca, las bacterias están más activas y se genera menos saliva. En cuanto al dentífrico, si tienes dudas sobre cual elegir, échale un vistazo a la entrada donde te hablamos sobre la pasta dental más adecuada para las situaciones bucodentales más frecuentes y, por supuesto, pregúntanos en tu próxima visita.

2. Vigila tu alimentación.

Si una ingesta de alimentos completa y equilibrada es un elemento básico y fundamental para mantenernos fuertes y activos, no lo es menos cuando hablamos de la salud dental. Una dieta abundante en frutas, verduras, proteínas y alimentos ricos en calcio y fósforo, puede convertirse en la aliada perfecta para que nuestros dientes luzcan como nunca. Reducir el consumo de azúcar y derivados a momentos puntuales y mantener unos niveles óptimos de hidratación harán el resto, evitando la proliferación de bacterias que tienden a atacar el esmalte y a provocar las tan temidas caries.

3. Deja el tabaco y mantén el alcohol a raya.

Ambos consumos tienen consecuencias nefastas en dientes y encías, propiciando problemas como gingivitis, o daños en el esmalte. Además, en el caso de los implantes, el tabaco aumenta las posibilidades de fracaso del tratamiento.

4. Renueva tu cepillo de dientes cada tres meses.

Ya sea eléctrico o convencional, el uso diario del cepillo dental desgasta sus cerdas, haciendo que pierda progresivamente su eficacia limpiadora. Un truco efectivo para no olvidar su sustitución es hacerlo coincidir con cada cambio de estación. Además, prolongar por mayor tiempo su vida útil, puede traer consigo una acumulación en el cepillo de bacterias nocivas para nuestra salud. Igualmente se desaconseja el uso de capuchón protector, puesto que puede propiciar unas condiciones de humedad y temperaturas que favorezcan el crecimiento bacteriano. Lo ideal es mantenerlo en un lugar abierto, alejado de fuentes de calor y de cepillos ajenos, sacudirlo después de cada uso para evitar que quede agua entre los filamentos y utilizarlo siempre seco.

5. Visita a tu dentista al menos una o dos veces al año.

Seguir un calendario de revisiones periódicas en el dentista, una o dos veces al año según las necesidades particulares, facilitará el diagnóstico temprano de cualquier problema que, en caso de darse, podrá solucionarse de una manera rápida, sencilla y económica. El dentista revisará el estado global de tu boca y comprobará que todo está correcto. Saltarse las revisiones periódicas puede originar que posibles patologías no diagnosticadas en sus primeras etapas, se agraven y conlleven una solución más complicada y costosa. Además, en dichas visitas se te indicara si es necesario realizarte algún tratamiento de higiene dental que complete el cuidado diario que se realiza en casa.

 

Si mejorar el cuidado de tu boca no estaba en tu lista de propósitos para este 2020, no te preocupes, aún estás a tiempo de comenzar y adquirir estos hábitos saludables. Seguro que con estos cinco apuntes o será más fácil conseguir vuestro objetivo. Os deseamos que este año recién estrenado os traiga muchos buenos momentos cargados de sonrisas y que Centro Dental Salvador García sea partícipe de que estás luzcan más que nunca. ¡Os esperamos!

 

Vector de Negocios creado por macrovector_official – www.freepik.es
Call Now Button