El cuidado dental durante el embarazo. Preguntas y respuestas

El cuidado dental durante el embarazo. Preguntas y respuestas

embarazo y salud

 

Los diversos cambios hormonales y fisiológicos que experimenta la mujer embarazada en un espacio de tiempo relativamente corto, afectan también al estado general de dientes y encías. El cuidado dental durante el embarazo requiere especial atención y la orientación del cuidado odontológico  a tratamientos preventivos pre y postnatales, a fin de mantener la boca lo más sana posible.

Ante los cambios que se experimentan durante dicha etapa, las preguntas que con más frecuencia nos formuláis en el Centro Dental, son las siguientes:

¿Por qué se resiente el estado de mi boca durante el embarazo?

Son varias las razones que pueden originar esta sensación de empeoramiento de la salud oral; algunas de carácter interno y orgánico y otras debido a los cambios de hábitos o alimentación:

-Durante el embarazo, hormonas como la progesterona o el estrógeno aumentan sus niveles en el cuerpo, favoreciendo la aparición de problemas bucales como la gingivitis o la caries dental.  

-Hay mujeres que tienden a no atender adecuadamente el cuidado dental durante el embarazo. En ocasiones, alteran los hábitos de higiene por sufrir sensibilidad en dientes o encías o por experimentar episodios de náuseas durante el cepillado. Si alteramos las pautas de limpieza, provocamos que las bacterias que se hallan en la placa dental (sarro/biofilm) aprovechen el azúcar y otros elementos consumidos, para generar ácidos que a su vez debilitan la capa protectora que recubre los dientes (esmalte), aumentando el riesgo de aparición de caries.

– Es muy corriente que la embarazada realice cambios tanto en el tipo de alimentos que consume como en la frecuencia de las ingestas. Es frecuente disminuir el tamaño de las raciones y distribuir la comida en un mayor número de tomas diarias. Si tras dichas ingestas de alimentos descuida la higiene y no presta atención a mantener la boca limpia, puede generar la aparición de caries, por las razones ya expuestas.  Se aconseja evitar, en la medida de lo posible alimentos y bebidas azucaradas (bollería industrial, refrescos carbonatados, chucherías pegajosas…).

– Los problemas de gingivitis y sangrado de encías, suelen aparecer durante el segundo mes de gestación, alcanzan su pico de empeoramiento en el octavo mes, remitiendo y mejorando tras el alumbramiento. También es frecuente la aparición del conocido granuloma del embarazo, reacción inflamatoria que forma quistes o lesiones en el tejido gingival. Se calcula que aproximadamente un 10% de las embarazadas sufren este problema, tal y como explica el Dr.  Pedro Bullón Fernández en uno de los numerosos tratados que abordan este tema.

¿Puedo ir al dentista estando embarazada?

La respuesta es un sí rotundo. Es crucial mantener una buena salud oral, lo cual repercutirá en un buen estado generalizado de salud y, para ello, las revisiones en el dentista van a ser fundamentales.

Se recomienda al menos una primera visita durante el primer trimestre, al inicio del periodo gestacional, para evaluar el estado general de la boca y prevenir la aparición de problemas y otra en el tercer trimestre, momento en que el riesgo de gingivitis e inflamación de encías es más elevado.

En nuestra primera revisión, se le indicará al odontólogo el nuevo estado, se informará sobre el tiempo de gestación, medicación o consejos pautados por el médico o cualquier otra circunstancia que pueda considerarse relevante.

En cuanto a los tratamientos dentales, el segundo trimestre suele ser el momento ideal para realizar cualquier tratamiento. Entre los mitos que desmontamos sobre este tema: la anestesia local no comporta ningún riesgo para el feto, al igual que las radiografías que se realizan en el centro dental.  La cantidad de radiación que generan es muy pequeña, además de no ir dirigida al abdomen de la paciente.

Durante el último trimestre, pese a que no hay problema en efectuar tratamientos, se desaconsejan, dentro de lo posible, aquellos que supongan tener a la paciente sentada durante mucho tiempo en el sillón dental, sobre todo por su comodidad.

Si dividimos el embarazo en trimestres, aconsejamos para cada periodo lo siguiente:

Primer trimestre:

  • Controlar la placa bacteriana.
  • Seguir instrucciones precisas y adecuadas de higiene oral.
  • Profilaxis y curetajes simples.

Segundo trimestre: 

  • Controlar la placa bacteriana.
  • Seguir instrucciones precisas y adecuadas de higiene oral.
  • Profilaxis y curetajes simples
  • Tratamiento dental de rutina.

Tercer trimestre:

  • Seguir instrucciones precisas y adecuadas de higiene oral.
  • Profilaxis y curetajes simples.
  • Tratamiento dental  de emergencia.

 

También puede interesarte: La higiene dental en los niños.

¿Afecta mi salud bucal al feto y a la gestación?

Cada vez son más numerosos los estudios que sitúan la enfermedad periodontal en la mujer embarazada como factor de riesgo para tener partos prematuros y bebes pequeños y de bajo peso. Entre ellos, el publicado en el prestigioso Journal of Periodontology, realizado en base al estudio de 1.265 mujeres.

Las razones que justifican esta vinculación están en que las bacterias causantes de la inflamación de la encía pueden llegar al feto por la corriente sanguínea, ya que algunos de los mediadores inflamatorios asociados con esta patología son los mismos que se relacionan con el proceso de parto. Por eso, el incremento de los niveles de esos mediadores podría provocar un parto prematuro.

La misma explicación tiene el bajo peso al nacer, debido a que esos mismos mediadores y bacterias por vía sanguínea pueden alterar, si llegan a la placenta, la nutrición fetal.

Por ello, el tratamiento periodontal en mujeres gestantes y el cuidado adecuado de las encías, pueden ser factores a tener en cuenta como prevención de complicaciones para el feto y en la recta final del embarazo.

En resumen: Acentúa el cuidado dental durante el embarazo, extrema la limpieza haciendo hincapié en los bordes de las encías ayudando a mantenerlas sanas, sigue una dieta lo más sana y equilibrada posible, donde abunden alimentos frescos, frutas, verduras y lácteos y programa tus revisiones con tu centro dental. Estaremos encantados de formar parte de un embarazo sano y feliz.

imagen: freepik.es
Call Now Button